Mitos sobre el uso de las gafas

Falsos mitos sobre el uso de gafas

1. No es necesario ir al oculista si veo bien
En realidad, la visita al oftalmólogo sirve para detectar problemas que no siempre somos capaces de percibir, y se recomienda acudir como mínimo una vez al año.
2. Usar gafas crea dependencia
Existe la creencia de que si se empiezan a usar gafas cuando los síntomas son mínimos, se crea una especie de dependencia y aumentan las dioptrías, pero los especialistas explican que no usarlas cuando es necesario puede afectar empeorando el problema visual.
3. No deben usarse las gafas todo el día para que los ojos descansen
Siempre que sean necesarias lentes correctoras, tanto si es para ver bien de lejos, como para leer o realizar otro tipo de actividades en las que sea necesario fijar la vista de cerca, hay que ponerse las gafas adecuadas para no forzar la vista.
4. Es normal que las lentes progresivas causen molestias
Cuando las personas con presbicia (vista cansada) utilizan lentes progresivas pueden necesitar un tiempo para adaptarse a ellas, pero actualmente existen lentes que minimizan las molestias porque tienen en cuenta la fisiología del cliente y a los nuevos avances en óptica.
5. Si la graduación es la misma, todas las lentes son iguales
Cada ojo es único y tiene medidas especiales. Aunque dos personas tengan la misma graduación no tiene por que servirles la misma lente. Cada paciente tiene unas características propias y es recomendable que las gafas se diseñen a la medida del usuario.
6. No es necesario usar gafas de sol si está nublado
Más del 90% de la radiación UV atraviesa las nubes. Debemos protegernos siempre y utilizar gafas de sol durante todo el año, incluso en otoño e invierno.
7. Cuanto más oscura es la lente, más protege del sol
Una gafa de categoría superior es más oscura, pero no protege más contra la radiación UV que otra de categoría inferior (más clara). Se trata simplemente de utilizar la categoría de filtro adecuada para unas condiciones de luz determinadas.
8. Las lentes graduadas transparentes no protegen del sol
En la actualidad se pueden adquirir gafas graduadas transparentes que pueden proteger de los rayos UV porque contienen factor de protección solar. Los ojos están 25 veces más protegidos frente al sol.
9. Solo es necesario proteger los ojos de los rayos UV
La luz azul-violeta que desprenden las pantallas de los ordenadores, las tablets o los smartphones es perjudicial para la retina, y una exposición excesiva a esta clase de dispositivos sin una protección adecuada puede tener graves consecuencias para la salud visual a largo plazo. Para prevenirlo, ya se encuentran disponibles unas lentes capaces de bloquear el 20% de la luz azul-violeta dañina.

Fuente: http://www.webconsultas.com/salud-al-dia/miopia/falsos-mitos-sobre-el-uso-de-lentes-oculares-12199